Un fenómeno característico de todo el planeta
cumulonimbus

Pese a que los rayos desempeñan una función imprescindible para la vida en nuestro planeta al mantener su campo eléctrico, no por ello dejan de constituir un fenómeno peligroso. Las tormentas descargan a diario en tierra entre 6 y 8 millones de rayos cuya intensidad puede superar los 200.000 amperios. 

No pasa un solo día en la Tierra sin que se produzca alguna tormenta

Al contrario de lo que se suele creer, la actividad tormentosa no se reduce a los períodos estivales.
En Europa Occidental se registran más de 350 días al año en los que se producen impactos de rayos, cifra que, en el caso de Francia, se sitúa en 250. (Fuente: redes de EUCLID y MÉTÉORAGE)

Datos curiosos

Las tormentas se forman a partir de una sola nube, el cumulonimbus, cuya peculiaridad radica en su desarrollo vertical capaz de alcanzar una altura de más de 10 km.

La propagación de un rayo puede durar unos milisegundos.

En casos extremos, este tiempo puede superar varios segundos, tal como atestigua el récord mundial registrado en 2012 por la red de Météorage en Francia:  7,76 segundos